¡Cuando pensamos negativamente es cuando menos posibilidades tenemos de alcanzar las cosas que nos proponemos en la vida! hay que tener siempre una actitud positiva ante las dificultades que podamos encontrarnos a lo largo del camino.

Es por esta razón que debemos estar siempre felices no importa los malos momentos que podamos estar pasando, ya que si mostramos una buena cara a nuestro entorno estaremos combatiendo las malas energías. Sigue leyendo y deja tu comentario.

Por mucho tiempo se ha pensado que cuando una persona tiene algún pensamiento negativo, debe quedárselo callado y no compartirlo con nadie, es un pensamiento muy errado ya que debemos dejar salir todo lo que tengamos por dentro.

El día de hoy te traemos esos pasos qué deberíamos seguir Si queremos convertir algún pensamiento negativo en uno positivo, no importa los obstáculos por los cuales estemos pasando, sino la manera en cómo los vamos a superar.

“Somos reactores químicos con patas”

“Debemos tomar conciencia de que el cerebro genera una multitud de moléculas que transmiten información, que todos somos reactores químicos con patas, y que las contestaciones de nuestro cuerpo van a ser las que por último se traduzcan en sentimientos”

Asevera Ramón Macías, doctor en Química de la Universidad de Zaragoza. Y en esa ruta andan las investigaciones de Fredrickson: su equipo de especialistas trabajó con voluntarios que, a lo largo de 6 semanas, adiestraron a sus cerebros mediante la meditación.

Terminado el experimento, todos aseguraron sentirse más felices y, además de esto, las pruebas médicas comprobaron que su frecuencia cardiaca se alteró, empezando a supervisar mejor los niveles de glucosa y otros indicadores.

sebasmorellijaimez.com

Fredrickson elabora un código buenas prácticas para conseguir la meta. Destaca que es esencial establecer metas alcanzables para eludir la frustración y el agobio derivados.

Asimismo apuesta por sostener la capacitación incesante, sumando nuevos conocimientos (como idiomas o bien deportes) para lograr una mayor cota de confianza en uno mismo.

Por otra parte, recomienda admitirse tal como se es, asumiendo los defectos, querer todo cuanto nos circunda, desarrollar y fortalecer las relaciones personales, tratando de hacer cosas buenas por el resto.

Para finalizar, aconseja practicar la resiliencia, usando las experiencias negativas como aprendizaje y absorbiendo el agobio y el descalabro como motores de cambio, no como pozos sin fondo en los que recrearse.

Apostemos todo al presente

El sicólogo y especialista en desarrollo personal Raúl Padilla apuesta por practicar el acá y ahora: “Vivir el día de hoy, guardando conciencia plena de lo que ocurre y sin adelantar ni rememorar, es buena forma de reducir 2 fuentes de pensamientos negativos

La depresión con lo que fue y la ansiedad de lo que está por venir”. Por el hecho de que, evidentemente, las experiencias negativas acarrean emociones negativas mas, como asevera el especialista.

“recordar algo del pasado teñido de color obscuro o bien lucubrar sobre todo lo malo que puede acontecer solo nos hace perder el fantástico regalo del presente”.

Mas existen más fórmulas: “Desde el punto de vista de la reactividad del organismo, podemos comprender que determinadas acciones cada día como sonreír, practicar la meditación o bien algún deporte, nos ayuda a sostener actitudes positivas”, repasa el doctor en Química Ramón Macías.

“Cada acción significa un estímulo que llega al cerebro, y genera una catarata de reacciones moleculares que se traducen en una emoción”. Y la lista prosigue.

Teresa Baró habla de “controlar el lenguaje anatómico a fin de que exprese emociones positivas, como pasear erguido, pues esta técnica influye en nosotros mismos y en el resto, transformándonos en autores de lo que nos sucede”.

Gracias Por Visitarnos Comparte Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos. Deja Tu Comentario. 

Via: elpais.com